La palabra mandala tiene origen en la India y es un término sánscrito que significa, literalmente, «círculo» o «rueda». Representa un diagrama cósmico y muchos tienen un significado espiritual para las personas. Fueron los hindúes los primeros en utilizar un mandala como herramienta de espiritualidad pero, sin embargo, los mandalas que conocen la mayoría de personas están hechos por budistas.

Desde tiempos remotos, en Oriente se han utilizado los mandalas como terapia. En Occidente, y concretamente en nuestro país, hace unos años que estamos empezando a trabajar y popularizar el uso de mandalas como terapia. Gracias a esta popularidad, tenemos la suerte de poder utilizarlos y aplicarlos a nuestro día a día y a nuestra vida en general.

Tipos de mandalas y su significado

Gozan de una belleza hipnótica y se pueden encontrar de diferentes formas y colores. De hecho, cada mandala tiene un significado diferente según su forma. Estas son algunas de las formas posibles y su significado:

– Círculo. Significa lejanía, seguridad, lo absoluto y también el verdadero «yo».

– Cuadrado. Representa el equilibrio y la estabilidad.

– Triángulo. Supone una representación de todo lo que guarda relación con la transformación, la vitalidad y el agua.

– Espiral. Es el símbolo de las energías curativas.

– Cruz. Representa las decisiones y tiene relación con los puntos cardinales.

– Corazón. Simboliza el amor, la felicidad y también la unión.

Debido a que es un fenómeno de moda, actualmente podemos encontrar mandalas representados en forma de objetos cotidanos como cuadros, joyas, prendas de vestir, colgantes e incluso tatuajes. Sin embargo, lo que no todo el mundo conoce es que también son un elemento importante para diferentes terapias.

En los último años los talleres de creación de mandalas, los cursos y los libros sobre este tema se han multiplicado debido a sus virtudes terapéuticas.

Los mandalas como terapia

La terapia con mandalas tiene una vertiente artística y creativa que la hacen llamativa e interesante, pero además tiene una alta importancia en la meditación. De hecho, la base terapéutica de dibujar mandalas como terapia es la facilidad que logra para entrar en un estado de meditación. A través del dibujo de mandalas, se consigue relajar el cuerpo y la mente y es la mejor situación en la que se puede empezar a realizar una meditación profunda. El estar quieto sin tener que pensar en detener los pensamientos es clave para poder meditar y esto puede conseguirse a través de esta actividad creativa.

Hay personas que, además de meditar dibujando mandalas, también lo logran con el simple hecho de observarlo. Para mucha gente esto genera un estado de relajación total que invita a poner en práctica la meditación. Esta terapia aporta muchas ventajas, ya que logra alejar el estrés buscando la paz interior. Y, además, otro punto fuerte de esta terapia es que resulta muy económica.

Cada mandala, dependiendo de su color y forma, tiene unas energías particulares. Es más, un mandala puede significar todas las vivencias de la persona que lo ha dibujado o el estado en el que se encuentre, ya que puede ser un recorrido por la mente de quien lo crea en un estado de meditación. Así, son la imagen de una vibración, de una expresión.

¿En qué consiste la terapia con mandalas?

La técnica es totalmente sencilla para cualquier persona y consiste en el coloreado con temperas, colores, acuarelas o con el material que se decida del dibujado del mandala. Tiene una importante función terapéutica que actúa a nivel espiritual, pero también lo hace a nivel psíquico y físico. El objetivo de esta terapia espiritual es que la persona encuentre su centro u equilibrio.

En cuanto a la técnica de cómo dibujarlos o pintarlos, hay personas que recomiendan que se haga desde dentro hacia fuera. Sin embargo, otros creen que debe realizarse al revés, desde fuera hacia dentro. Esto dependerá de la persona, de cómo se sienta y de los consejos que le hayan dado, pero ambas maneras son válidas.

¿De qué manera nos puede ayudar esta terapia?

Debemos ser conscientes que todos los beneficios de los mandalas no los vamos a conseguir el primer día de terapia ni de forma instantánea. Es un trabajo que debemos pulir y conseguir de forma continuada. Los mandalas nos van ayudar a:

  • Buscar un momento de tranquilidad en el que poder dejar de estar activos para pasar a estar sin moverse, meditando. Hay personas a las que les cuesta empezar a meditar y el hecho de poder hacerlo a través de la práctica de un ejercicio como este les ayuda a lograrlo. No siempre es sencillo sentarse a meditar, por eso, los mandalas son una gran ayuda para lograrlo. Especialmente, hay personas de carácter nervioso que tienen mucha dificultad para poder meditar de la manera tradicional. Con el dibujo, pueden lograrlo de una manera mucho más fácil.
  • Es una terapia totalmente recomendada para personas con ansiedad, ya que esta práctica ayuda a relajar la mente y alejar el estrés y las preocupaciones.
  • Es una actividad lúdica que mejora la creatividad de cada persona y que, además, aporta mucho más a través de la meditación. La persona que la realiza está despertando su parte más artística mientras medita.
  • Hay personas que, por diversas razones, tienen pensamientos negativos de manera recurrentes. Esta terapia es una opción más para alejar estos pensamientos y para relajar la mente y abrirla a emociones positivas.
  • Es una terapia recomendada también para niños, sobre todo para los que sufren problemas de concentración o son hiperactivos. Esta terapia les puede ayudar a concentrarse en una actividad que, además, consigue tranquilizarse. Es una muy buena opción para ayudar a su cerebro a acostumbrarse a realizar una actividad traquila, creativa y lúdica de una manera totalmente relajada.
  • Hay momentos en los que necesitamos recuperar la paz personal, alejarnos de todos los problemas y obtener una tranquilidad interior que nos ayude a tomar decisiones y a afrontar todo tipo de situaciones. Lograr esta paz es una tarea compleja pero es mucho más fácil de lograr si se hace a través de la terapia con mandalas.

En definitiva, la terapia con mandalas es una excelente opción para las personas que necesitan aliviar el estrés, activar la concentración y lograr la paz interior a través de la meditación. Dibujar mandalas es un ejercicio de espiritualidad recomendado para todo tipo de personas, especialmente para aquellas que tienen dificultad para meditar de la manera tradicional.

¿Te ha sido útil? Si tienes alguna duda o te gustaría compartir tu opinión, ¡comenta el post! 🙂

Pin It on Pinterest

Share This